Una introducción a los aceites para automóviles
  • 20/06/2019
  • 421

Una introducción a los aceites para automóviles

Cuando se lleva el automóvil a un taller mecánico, lo normal es que las personas que trabajan en él se encarguen de colocar el aceite que es adecuado para ese vehículo en particular. No obstante, para poder decidir mejor, es importante conocer las características y las ventajas de los distintos tipos de aceites con los que podemos encontrarnos. Sobre esto aprenderemos a continuación.

El mundo de los aceites para autos

Cada motor es un mundo. Por eso, cada uno requiere de un tipo diferente de aceite. No es solamente una cuestión de marca, sino más bien del grado SAE, la composición y la especificación ACEA/API. El aceite de un motor es prácticamente como su sangre. Por eso, es importante elegirlo adecuadamente si no se quieren producir daños o averías. Análogamente, cuando se hacen transfusiones de sangre, no es algo que se haga a simple vista sin tener un montón de factores en cuenta previamente. Se hace, conociendo previamente los grupos sanguíneos, tanto del donante como del receptor. Lo mismo sucede con el aceite en el automóvil.

Tipos de aceites

Existen muchos tipos diferentes de aceites para automóviles. En esta ocasión, hablaremos acerca de los aceites minerales, los semisintéticos y los sintéticos. Acerca de la elección entre uno de ellos, lo que podemos decir es que “depende”.

¿Por qué depende? Porque no es lo mismo una gasolina que un diésel, con o sin un filtro de partículas, un turboalimentado o un atmosférico, como así tampoco es lo mismo un motor que está preparado para intervalos de servicio cada 20.000 – 30.000 kilómetros que otro que está pensado para la mitad. Los sintéticos son los que mejor protegen el motor, especialmente si es un turboalimentado. Además, aguantan más tiempo entre los cambios.

Una vez que se han tenido todos estos factores y estas condiciones en cuenta, también se debe pensar en la marca que se va a elegir. Para ello, se pueden tener en cuenta algunas reglas generales (aunque siempre lo mejor es consultar con especialistas):

• Si el coche va a hacer pocos kilómetros y no se le va a exigir demasiado, se pueden usar lubricantes de petroleras e, incluso, confiar en los que se ponen en cadenas rápidas, que cumplen con las mismas especificaciones.

• En caso de que el coche se quiera mantener durante muchos años o que eventualmente se le exija mucho, es mejor apostar por lubricantes de una gama más alta, que pueden costar más por litro que los anteriores, pero garantizar un buen funcionamiento para el coche.

Elegir el aceite para el motor puede ser algo difícil de hacer si no se tiene el conocimiento adecuado. Acercate a Casey, donde nuestros técnicos especializados te brindarán la mejor opción para tu vehículo.

© Copyright 2018 / Casey - Desarrollo por WSI Digital Future